ALERTA TRIBUTARIA - ENERO 2020 - TRATAMIENTO TRIBUTARIO DE LOS APORTES EN LA CONSTITUCIÓN DE UNA FUNDACIÓN

IDEA CLAVE: El aporte que se realice a una fundación en el acto de su constitución constituye un gasto no aceptado para el aportante y será un ingreso no tributable para la fundación. Además, los activos fijos aportados podrán ser depreciados por la fundación, debiéndose considerar para ello el valor de mercado del activo aportado y su vida útil.

En el Oficio N° 65 del 13 de enero del 2020, el Servicio de Impuestos Internos (SII) se refirió al tratamiento tributario aplicable al aporte de activos que se realice a una fundación en el acto de constitución de la misma.

Para estos efectos el SII distingue entre los efectos tributarios para el aportante y para la receptora (fundación)

1. Aportante: El aporte de activos constituye un gasto que no cumple con los requisitos del artículo 31 de la Ley sobre Impuesto a la Renta (“LIR”) para su deducibilidad como gasto, por lo que deberá agregarse a la renta líquida imponible del aportante, no siendo aplicable el impuesto multa del artículo 21 de la LIR.

2. Receptora (fundación): El aporte de activos constituirá un ingreso no renta para la fundación, por aplicación de lo dispuesto en el artículo 17 N°5 de la LIR. A su vez, los activos susceptibles de depreciación deberán ser aportados a su valor de mercado, para que no resulte aplicable la facultad de tasación del SII del artículo 64 del Código Tributario y del artículo 17 N°8 de la LIR. Sobre el valor de aporte de los activos se determinará la cuota anual de depreciación, considerando la vida útil de los mismos.

***

Nota: El presente documento fue preparado sólo para fines informativos y no constituye asesoría legal.